La situación del campamento
 

¿Vivac salvaje en las dunas de Sáhara costero al sur de Marruecos o acampada más cómoda en el desierto de Marruecos?


El campamento está construido al roce de la losa magrebí. Esta losa, de una quincena de metros de grosor, cubre una vasta región que va de Tan Tan hasta Tarfaya, la Seguia El Hamra y la playa al oeste del campamento. Una gran capa de agua se encuentra bajo ésta antigua losa. Esta última está afectada solamente por ligeras ondulaciones, por lo cual su superficie es relativamente monótona. El avance del desierto desemboca sobre la formación de zonas barkhanes (dunas aisladas que se desplazan con el viento), cada vez más numerosas, transformando la zona en un verdadero desierto de arena (“vivac desierto Marruecos”). Una sebkha, como la de Oum Dba al borde de la cual el Campamento está implantado, es una fractura de esta losa provocando una fuente. Hay muchas sebkhas en la región, la sebkha de Tah es la más vasta y las más profunda, alcanzando en su punto más bajo cerca de cien metros bajo el nivel del mar. Las sebkhas se caracterizan por sus acantilados abruptos y arenosos y un fondo salado y húmido.

A pocos pasos del corazón del Campamento, una fuente perene brota de la losa magrebí, esta fluye en forma de arroyo (la Corriente de agua Roy Assarag, “la corriente de bandidos”, llamada así porque ella forma uno de los únicos movimientos de terreno donde los traficantes de todo tipo podían actuar disimuladamente…) sobre 50 metros hasta una bella cascada que bordea la zona de acampada antes de perderse en el fondo de la sebkha. Que fuera en el mismo Campamento (emplazamientos de acampada antes y después de la zona de acampada principal), en los accesos inmediatos del Campamento o al lado del estanque de la cascada, numerosas toldillas de arena forman tanto de lugares de vivac más salvajes para los aficionados de la tranquilidad y la autenticidad como lugares apacibles de picnic (“vivac desierto Marruecos”).

Desde cualquier lugar del Campamento, se puede apreciar la totalidad de la sebkha Oum Dba, con vista en primer plano del Monte Gara, una curiosa eminencia en forma de tabla que se encuentra en el corazón de la depresión y en segundo plano podemos adivinar la gran extensión blanca del lago salado y sus acantilados arenosos. Los paseos pedestres permiten descubrirlos fácilmente.